‘Dingo’, un americano diferente en Velázquez

Al corazón del barrio de Salamanca le faltaba quizá un punto medio, un restaurante asequible y algo más desenfadado, pero a la vez atractivo y seductor al primer vistazo. Dingo lo ha conseguido. Este americano busca ser un punto de encuentro tanto para el día como para la noche y dignificar, con una carta más que atractiva, la cocina estadounidense.

Lo del atractivo y seductor es evidente. Su enorme entrada abierta a modo de terraza cubierta, con plantas colgantes sobre pequeñas mesas destinadas a un aperitivo distendido, da paso a un gran salón decorado con mimo. La interiorista Estrella Salietti ha ideado este espacio en el que las paredes de ladrillo visto arropan mesas de mármol y madera que se rodean de sillas, todas distintas, y sofás de terciopelo. En la planta de abajo, una cocina vista antecede a un salón cubierto con papel de pared y las butacas invitan a alargar la sobremesa.

Dingo | Restaurante estadounidense en Barrio de Salamanca

Tomahawk al carbón

Aunque la idea inicial era montar una hamburguesería, el concepto evolucionó hasta abarcar la cocina estadounidense en su totalidad, tomando los mejores platos de cada estado. Por eso, en la carta vamos a encontrar desde ensaladas a base de pollo a la brasa y bogavante, como la Caesar y la Lobster, a carnes y mariscosde infarto. Estos dos últimos son los reyes del local. Para los carnívoros es imprescindible pedir el Tomahawk, una imponente pieza de carne de kilo y medio para compartir, cocinada al carbón y servida con hueso incluido, guarnición de patatas y ensalada verde con tomates cherry. Para los amantes del marisco, hay dos platos estrella: el King Crab – 300 gramos de cangrejo real de Alaska– y el Lobster Grilled –un bogavante entero a la brasa con salsa de mantequilla y limón–. Si eres de los que prefiere un apetitoso entrante para abrir boca, las croquetas de pulled porky los aros de cebolla siempre son un acierto. Y ya en el capítulos de los postres, tartas caseras típicas americanas como la carrot cakebrownies y cookies hacen las delicias de los más golosos.

La actividad en Dingo no cesa y quiere demostrar que, saliendo de los clichés, se puede disfrutar de la mejor gastronomía de Estados Unidos, con todo el sabor y precios honestos.